La euforia imprudente. Sergi Roberto. (Por Adrián Montes)

por Phil O'Hara

937884

La prensa deportiva de Barcelona, al igual que la de Madrid, presenta unos tics muy característicos. Uno de ellos es el de la forma de reaccionar cuando la realidad, los resultados de su equipo, en este caso del Barça, coinciden con sus deseos. Entonces se desata una euforia incondicional, apenas restañada por accesos de temor a que cambien las tornas. Eso es lo que está ocurriendo con el Barça y la liga de fútbol 2015-2016. Que la creen ya ganada y esa creencia se les escapa por la boca, léase la pluma, aunque a veces se intente disfrazar tras una falsa prudencia.

Y no es así. Cierto que la ventaja del Barça es considerable y, lo que es más importante, el equipo está dando síntomas de potencia y gran juego, que la ventaja sobre el At de Madrid es de 8 puntos más el average; datos éstos muy contundentes que desde luego hacen llegar a la conclusión de que la liga sólo la puede perder el Barça. Pero la puede perder. Tras el Getafe llegan tres partidos cruciales: Villarreal, Real Madrid y Real Sociedad. Una visión no apasionada del calendario me lleva a la conclusión de que el Barça puede perder entre un mínimo de 2 y un máximo de 8 puntos. El Villarreal es un gran equipo y se juega fuera. El Real Madrid siempre es temible y vendrá al Camp Nou sin presión alguna y en cuanto a la Real Sociedad, en el fútbol se repiten mucho las tradiciones y pinchar en Donostia es tradicional. Así que menos euforia hasta que no llegue el 9 de abril y veamos cómo están las cosas. Ese será el momento, o no, de echar las campanas al vuelo.

Otra muestra de la euforia de la prensa que ante la excelente campaña del equipo está presta a supervalorar a cualquier jugador a poco que éste aporte. Es el caso de Sergi Roberto. En esta campaña, en la ciertamente el de Reus ha sido bastante utilizado por Luis Enrique, se han apresurado a cubrirle de calificativos mediante los que le retiran todos los defectos que le habían achacado con anterioridad. ¿¿??. Pues no es así. Sergi Roberto, al que no se me ocurrirá discutirle sus sobresalientes condiciones técnicas, es un jugador miedoso. Sí, miedoso. Tiene miedo del contrario y tiene miedo de fallar. Respecto al miedo al contrario, a cualquiera que entienda un poco de fútbol le bastará con seguir sus movimientos durante un partido. Nunca presiona, tan sólo amaga la presión para pararse en seco a un par de metros del contrario al que casi nunca entra. Su juego defensivo es lo que se llama “hacer sombra” pero es muy difícil que robe balones porque no llega a entrar. Tan sólo contabiliza los que intercepta por colocación. ¡Ah! Y esa presión que amaga jamás la hace arriba. Es más bien de esperar al contrario. Por eso no puede ser nunca el sustituto de Busquets. Cuando S Roberto juega de medio centro esa zona del campo es un auténtico coladero y los contrarios les llegan a los defensas en oleadas. El reciente partido en Las Palmas es una buena muestra de ello aunque es verdad que allí ayudó mucho la nula aportación defensiva de Arda. Por eso Las Palmas dominó el partido justo hasta que salió Busquets y se les apagaron las luces. Tampoco de interior da Sergio muy buen resultado por estas carencias comentadas y eso se demostró en el partido contra el Sevilla en el que el ala derecha de la defensa azulgrana era un auténtico coladero al no recibir Alex Vidal ninguna ayuda efectiva del reusense. Su miedo al contrario también se le aprecia claramente cuando está en posesión del balón y éste le quema ante la proximidad de un contrario, mucho más si éste amaga la entrada. Pero es que además no ha corregido su defecto de hacer siempre el pase correcto, su miedo al fallo, a pesar de que la prensa haya dado por resuelto este problema. No es así. S Roberto nunca arriesga. O casi nunca. Un jugador de su calidad no puede limitarse a entregar el balón al compañero más cercano para que él resuelva la papeleta.

Por eso, sólo cuando juega de lateral su rendimiento es mucho más satisfactorio. Ni puede “esconderse” porque en esa posición sería demasiado descarado y peligroso ni tiene que arriesgar en el pase más allá de lo prudente. Es en ese puesto donde sus condiciones técnicas y tácticas resultan más aprovechables.

El sábado será una prueba de fuego más. El estar tocado Busquets más la proximidad del partido del Arsenal hace aconsejable su descanso. Si pensamos que Mascherano está sancionado hay que buscar la solución del medio centro. Me temo que Luis Enrique – me parece increíble que no vea claras las carencias de este chico – optará por S Roberto como medio centro. Y eso será dar facilidades al Getafe que, por suerte, es un equipo endeble. Pero al tiempo.

Adrián Montes.

Adrián Montes colabora habitualmente en La Moviola.

 

Anuncios